martes, 16 de agosto de 2011

Mi pesadilla Septiembre 19 de 1985

Durante años habia tenido una terrible pesadilla, cada vez que la soñaba, despertaba inquieto y muy agitado, y sin embargo, el sueño en si no era nada terrible, era mas bien la sensacion de que algo ominoso sucederia.

La pesadilla era que viajaba en el Metro, pero este entraba al reves a la estacion, en vez de entrar por la via en la que iba, hacia un cambio de via y entraba por el anden contrario a la direccion del viaje, al abrir las puertas, yo sabia que algo terrible iba a pasar, lo ultimo que recuerdaba antes de despertar era que salia por las puertas abiertas a una estacion vacia.

El dia del temblor del 85 habia llegado temprano a la escuela, tenia un examen de geometria a las ocho de la mañana y habia llegado temprano para poder desayunar en la cafeteria y darle una ultima repasada a mis apuntes, cuando estaba entrando al pasillo del primer piso, senti un leve mareo, lo cual me parecio rarisimo, mi salud era de hierro, pero de inmediato la tierra empezo a agitarse como poseida, los arboles en medio de los edificios de la escuela se agitaban como palmeras en norte, me refugie en un arco junto una compañera de clase, y esperamos a que acabara el temblor.

Una vez acabado el susto, me fui a mi salon y me puse a estudiar, pero estaba escrito que ese dia no haria examen ni desayunaria, la cafeteria no abrio y los vendedores de comida no llegaron, tampoco llegaron la mayoria de mis compañeros, solo la ayudante arribo y unos pocos alumnos, el examen se cancelo, pense que seria un dia normal, poco a poco nos fuimos enterando de las noticias, lo primero notable era que nadie llegaba a la escuela, pasado el mediodia encendieron un radio en uno de los laboratorios y fue evidente que habia ocurrido un desastre, decidi regresar rapido a mi casa para ver a mi familia, asi que me fui al metro.

La linea 3 era la mas rapida de la ciudad y la tome en la terminal, sin embargo algo no estaba bien, los trenes tardaban mucho en salir e iban vacios, en cada estacion se quedaban hasta 10 minutos, y en Eugenia se vacio casi completamente, solo quedamos un señor y yo en el vagon, en el tunel el metro fue lento, muy lento, una tuberia rota salpicaba hacia adentro del vagon, en ese momento, el metro se quedo detenido, reanudo su marcha muy calmosamente, y de repente, hizo el cambio de via, fue ahi cuando senti mi pesadilla hecha realidad, entro al anden tal y como habia sucedido en mis sueños, me levante de mi asiento, agarre valor y me prepare para salir, cuando el vagon finalmente se detuvo en la estacion, y abrio las puertas, sali preparado para todo, con la adrenalina al maximo, pero no fue suficiente, al salir por las escaleras delanteras de la estacion Centro Medico, lo primero que vi fue el desastre, una mujer lloraba en la acera, el edificio del hospital partido en dos, en la siguiente calle un edificio alto de ladrillo rojo, entero, pero completamente recostado en el piso, la calle cerrada, sin trafico, gente corriendo, algunos como zombies, en el Hospital veia camilleros corriendo en los pasillos abiertos y saltando entre los boquetes.

Quede impactado, pero segui mi camino, vi un autobuis de Ruta 100, de la ruta Pradera-Chapultepec circulando por una de las calles, completamente fuera de su ruta, y en ese momento cruce la calle del Hospital General, unos pocos boy scouts hacian una valla, y dos hombres caminaban sobre el monton de escombros de lo que habia sido el hospital, ya no segui mi camino, me quede a ayudar, no regrese a mi casa en tres dias. En ese tiempo vi cosas terribles, demasiada muerte, demasiada sangre, y la diminuta fuerza del ser humano.

Cuando regrese a mi casa, me tuve que ir caminando hasta ella, cerca de la Villa, iba terriblemente agotado, sucio, con las manos lastimadas, al dar la vuelta en la calle, vi que habia maquinaria en la esquina de mi casa, no se de donde saque fuerzas, pero me fui corriendo, por suerte, solo era maquinaria estacionada, se habian caido varios edificios sobre la antigua calzada de Guadalupe, a media cuadra de mi casa, exactamente donde pasaba el viejo camino entre los lagos, cuando entre a mi casa y vi a mi familia, todos nos alegramos, solo me di un baño, comi y dormi hasta el dia siguiente, en que acompañe a mi madre, que era enfermera y estaba haciendo trabajo voluntario.

Mucho tiempo despues me entere de muchas otras cosas que sucedieron en el temblor, y que creo que es importante que todos sepan, un amigo de la escuela vivia en el centro y se encontraba en una estacion de la linea 2 cuando ocurrio el sismo, dijo que los que estaban ahi, en el primer golpe, fueron proyectados hacia arriba y volvieron a caer al suelo medio metro mas alla de donde estaban, los que estaban adelantados a la linea amarilla cayeron a las vias, y algunos se electrocutaron, desde entonces, me paro muy atras de la linea amarilla, y no importa que no alcance asiento, es un riesgo que no pienso correr. Otra de mis compañeras se encontraba en un vagon enmedio del tunel, y tuvieron que bajar a las vias, sin luz afortunadamente, pero para esas emergencias son las escaleras que cada vagon tiene, solo que ellos no pudieron sacarlas y no llego nadie a abrir la cerradura, tuvo que bajar y quitarse los tacones, (en esa epoca se usaban tacones de ahuja de metal), los cuales no eran nada adecuados para caminar en las vias y menos si regresaba la corriente.

No se si mi pesadilla era premonitoria, o no, desde entonces jamas la he vuelto a tener, y ahora ya es practica comun que los convoyes entren al reves, mas si se han tardado mucho en llegar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario