viernes, 3 de mayo de 2013

Cosas divertidas que pasan en el Metro 2


Continuacion de un articulo anterior...

¿Y que me dicen de la psicologia del salero?, asi es podemos identificar de inmediato al que nace para salero, siempre son los que se colocan en el lugar donde mas pueden estorbar, en medio de la puerta, a la salida o estorbando en los tubos, como decia Jorge Negrete en una pelicula, el que nace inoportuno, siempre sera un estorbo.


O lo que se puede decir de las personas dependiendo de como se agarran de los tubos, estan los veteranos que van agarrados todo el tiempo, con el minimo esfuerzo, o los temerosos que se abrazan del tubo con uñas y dientes, o los que van abrazados casi enredados del tubo, susurrandole cositas tiernas, si pudieran le pondrian departamento.

Una de las cosas mas graciosas, es el sufrimiento de los novatos, de inmediato se nota cuando alguien es nuevo en el Metro, en las estaciones se paran justo al centro de las puertas del vagon y por supuesto, la marea humana los arrolla al abrirse las puertas, tienen una cara de susto, pero no de a deveras, mas bien de molestia, verlos intentar ir parados es comiquisimo, no saben que es mas facil compensar el movimiento si viajan en diagonal al movimiento y se balancean como si se hubieran tomado todo el pulque de Apan.

Hay muchas formas de aprovechar el tiempo en el Metro, los que vienen de lejanos rincones del Estado de Mexico, suelen dormir, los estudiantes van leyendo o haciendo tarea, algunos señores acostumbrados a leer el periodico hacen malabares intentando abrir sus hojas en el reducido espacio, y los que van junto, se beneficias, leyendo sobre el hombro, las mujeres van pintandose, ¿como diablos lo haran?, yo dificilmente puedo mantener el lapiz en el papel, y ellas son capaces de poner un puintiagudo lapiz sobre sus ojos sin siquiera moverse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario